jueves, 27 de agosto de 2009

“No explores el conocimiento, busca entender el misterio, ahí está la esencia de la sabiduría” (Abel Desestress)

Un ciempiés camina con cien patas. Una rana, que era un filósofo, vio al ciempiés, lo observó y empezó a preocuparse. Con lo difícil que ya resulta caminar con cuatro patas, y ese ciempiés lo hacía con cien: ¡es un milagro! ¿Cómo decidirá el ciempiés qué pata mover antes y cuál después, y cuál después de ésta? ¡Y así hasta cien! Así que la rana paró al ciempiés y le hizo una pregunta:

-Soy un filósofo y tú me dejas pasmado. Eso me ha provocado un problema que no puedo resolver. ¿Cómo caminas? ¿Cómo te las arreglas? ¡Parece algo imposible!

El ciempiés dijo:

-He andado toda mi vida pero nunca he pensado en ello. Ahora que lo dices, me lo pensaré y ya te contestaré.

El pensamiento entró por primera vez en la conciencia del ciempiés. En realidad, la rana tenía razón: ¿qué pierna tenía que moverse primero? El ciempiés se quedó allí durante unos cuantos minutos, sin poder moverse, trastabiló y cayó. Y le dijo a la rana:

-Por favor, no le hagas esa pregunta a ningún otro ciempiés. He caminado toda mi vida y nunca había sido un problema, y ahora me has matado. No puedo moverme. ¡Y tengo que mover cien paras! ¿Cómo me las arreglaré?

La vida se mueve realizando un círculo perfecto… la vida se mueve de forma perfecta, no hay ningún problema.

domingo, 23 de agosto de 2009

miércoles, 12 de agosto de 2009

100 kilómetros con solo un litro de combustible

Fueron muy pocos los que tuvieron el privilegio de conducir al final de la pasada década en California el que fuera el primer coche eléctrico de General Motors, el mítico EV-1. Era un vehículo silencioso y limpio, que se esperaba marcara el inicio de una nueva era tecnológica en Detroit. De repente, desaparecieron del mapa. Se dice que por la presión de la industria petrolera.

“El don más grande del hombre es la lealtad, y el peor la avaricia” (Abel Desestress)

domingo, 9 de agosto de 2009

Prueban que una fábula de Esopo sobre el cuervo es real

Desde la gallina de los huevos de oro hasta la carrera entre la liebre y la tortuga, las fábulas de Esopo son famosas por enseñar lecciones morales con alegorías. Pero un nuevo estudio dice que por lo menos una de ellas puede haber tenido sustento en la realidad. Es la fábula del cuervo sediento. El pájaro llega a una jarra en la que el nivel del agua es demasiado bajo como para alcanzarla y deja caer piedras en su interior para elevarla. La moraleja insinúa que la necesidad es la madre de la invención. Ahora, un grupo científicos informa que los grajos, parientes cercanos de los cuervos, usaron la misma estrategia para hacer subir un gusano flotante en un tubo con agua. Los resultados de las pruebas fueron publicadas en la revista Current Biology. Se ha comprobado que los grajos, al igual que los cuervos, han usado herramientas en experimentos previos. Christopher Bird, de la Universidad de Cambridge, llevó adelante este estudio y observó que estas aves usaron espontáneamente el recurso de dejar caer las piedras en el tubo. Aprendieron rápidamente que las piedras más grandes son más efectivas. Alex Taylor y Russell Gray, de la Universidad de Auckland notaron que, en un experimento anterior, los mismos grajos habían dejado caer una sola piedra para conseguir su alimento. Pero el informe de Bird destaca que ahora lanzaron varias piedras para alcanzar al gusano y aseguran que el cuervo de Esopo pudo haber sido un grajo: a los dos se les llamaba cuervos en la antigüedad.

“Ser simple suele ser lo complicado” (Abel Desestress)

jueves, 6 de agosto de 2009

Sorprendente descubrimiento de la relacion Cerebro-Universo

¿Quién es quién? Una de estas dos imágenes muestra, a escala microscópica, las complejas interacciones entre varias células nerviosas en el interior del cerebro de un ratón. La otra, que abarca distancias de miles de millones de años luz, es una representación a gran escala de la distribución de la materia en el Universo. Las similitudes resultan impresionantes. Tanto, que cuesta trabajo creer que se deban a una simple casualidad... ¿Cuál es cuál? ¿Lo adivina? Si no es así, la solución está al final de este mismo artículo...

Sigue;

“Los pensamientos que llevan alas, no pueden entenderse por quienes aun se arrastran” (Abel Desestress)