domingo, 2 de noviembre de 2008

Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha buscado la forma de amar lo que no comprende. (Abel Desestress)

La gente se ha vuelto completamente pasiva Escuchan música, leen libros, ven películas... ya no se participa en ninguna parte, se es un observador, un espectador. Toda la humanidad se ha visto reducida a simple espectadora. Es como si otra persona estuviera haciendo el amor y ustedes mirasen... y eso es lo que sucede. Toda la humanidad se han vuelto unos mirones. Otra persona hace las cosas y ustedes observan. Desde luego, están fuera, de modo que no se involucran, no hay compromiso ni peligro. Pero ¿cómo pueden entender el amor al mirar cómo hace el amor otra persona? Mi sensación es que la gente se ha vuelto espectadora de manera tan profunda, que cuando hace el amor es observadora. La gente ha empezado a hacer el amor a la luz... con todas las luces encendidas, rodeada de espejos para poder observarse hacer el amor. Hay personas que tienen instaladas cámaras fijas en sus dormitorios para poder sacar fotografías automáticamente, y luego mirarse cómo hacen el amor. Cuando participan, algo irracional empieza a funcionar. Hagan el amor y simplemente sean como animales salvajes. Si escuchan música, bailen... cuando la música se ha vuelto una danza, la razón queda aparcada a un costado. Y la razón solo puede ser espectadora, jamás participante. Siempre se sitúa en el lado seguro, observando desde algún sitio en el que no hay peligro. De modo que encuentren cada día algo que puedan hacer sin pensar en ello. Excaven un agujero en la tierra, eso bastará. Transpiren bajo el sol caliente y excaven... simplemente sean los excavadores. De hecho, los excavadores no, sino la excavación. Olvídense por completo de ustedes en la tarea. Participen, y de repente verán surgir una nueva energía. Osho