domingo, 16 de marzo de 2008

La mente, ¿amigo o enemigo?

Si deseas vivir en paz, es tiempo que conozcas, y practiques la no-mente. Todos pueden, pocos lo intentan, (Abel Desestress) Osho: … Y no estoy diciendo que cuando tú naces de nuevo en la no-mente, no puedes usar tu mente. La mente tiene usos limitados. Úsala. Cuando trabajas en una tienda o en una fábrica, no estoy diciendo que no uses la mente. Digo que seas perfectamente una mente. Usa tu mente, pero no la lleves constantemente contigo, veinticuatro horas al día, todos los días. No sigas hurgando en ella. Úsala como usas una silla. Uno no anda acarreando con una silla para todas partes, dondequiera que vaya por si la pudieras usar. La mente es un bello instrumento si sabes además ser no-mente también. La acción en el ser testigo (observar como testigo)”. Al ser testigo, la mente queda solo como un biocomputador, un mecanismo, pero separado de tí cuando quieres usar alguna memoria , haz como se pone la cinta en una grabadora. La mente es una cinta de grabadora. Pero no está encendida continuamente, no 24 horas al día. Cuando es necesario , el testigo, el hombre que medita, el hombre que esta alerta(despierto), es capaz de poner la mente en encendido. Se enciende al necesitarlo… Cuando observas como testigo, la mente permanece, pero no trabajando constantemente. se rompe tu identidad. Eres el observador; la mente es observada. Es un hermoso mecanismo, uno de los más hermosos dones de la Naturaleza.. así la puedes usar cuando necesites memoria basada en hechos –para los números telefónicos, para las direcciones, nombres, caras… es una buena herramienta, pero eso es todo. No necesita sentarse sobre ti continuamente todo el día. Aún cuando duermes, se sienta en tu pecho a torturarte, dándote pesadillas. Toda clase de pensamientos. Relevantes o irrelevantes, sigue y sigue. Una persona puede usar su mente al trabajar en una materia; entonces la lógica es un gran instrumento. Y la misma persona puede mantener la mente a un lado cuando está meditando en una sala y se va a la no-mente. Porque la mente no eres tú –es sólo un instrumento como mi mano, sólo como mis piernas. Si quiero caminar, uso mis piernas; si no quiero caminar, no las uso. De la misma forma, se puede usar lógicamente la mente si se está averiguando sobre algo. Es perfectamente correcto. Le queda bien. Y cuando vas al interior, poner la mente afuera. Ahora no necesitas las piernas; no necesitas pensar. Ahora necesitas un estado de no-pensamiento. Y esto pasa en una persona. Y cuando lo digo, lo hago desde mi propia experiencia. He estado haciendo ambas cosas. Cuando se necesita, puedo ser tan lógico como un Griego. Cuando no es así, puedo llegar a ser absurdo, ilógico como cualquier hindú. Así es que cuando lo digo, lo digo de verdad y no como una hipótesis. Lo he experimentado de esa forma. La mente puede ser usada y puede ser puesta a un lado. Es un instrumento, un hermoso instrumento; no hay que obsesionarse con ella. No hay que fijarla tanto, no pegarse a ella. Entonces viene una enfermedad. Sólo piensa en un hombre que quiere sentarse, pero no puede hacerlo porque dice “Tengo piernas--¿cómo me puedo sentar?” o piensa en una persona que quiere quedarse quieta y en silencio, pero no puede quedarse quieta y en silencio porque dice “tengo una mente”. Es lo mismo Uno debería ser tan capaz que aún el más cerrado instrumento de la mente puede ser puesto a un lado y ser apagado. Se puede hacer, pero no se ha hecho a gran escala. Pero más y mas, cada vez se hará más. No pienses en nada que concierna a otros. Y por eso sigues pensando. El noventa y nueve por ciento de lo que piensas concierne a otros. Tíralos lejos --- ¡lánzalos inmediatamente! Tu vida es corta, y tu vida se desliza fuera de tus dedos. ¡Cada momento eres menos y cada día estás menos vivo y más muerto! Cada cumpleaños es un día de muerte; otro año se fue de tus manos. Se más inteligente. No pienses en nada que concierna a otros. Entrénate contra la contaminación que es grande. Gurdjieff acostumbraba a decir a sus discípulos ...la primera cosa, la primerísima cosa, “Encuentra tu mejor característica, lo que mejor “no haces”, tu mejor característica de inconsciencia”. Cada una es diferente. Alguien está obsesionado con el sexo. En un lugar como la India, donde el sexo ha sido reprimido por siglos, esto ha sido una característica universal. Todos están obsesionado con el sexo. Alguien está obsesionado con la ira, otro obsesionado con la avaricia. Tienes que observar cual es tu obsesión básica. Así que encuentra tu característica más importante sobre la cual todo tu ego edifica el resto. Y está constantemente alerta respecto a eso, porque sólo puede existir si tú no estás alerta. Se quema inmediatamente en el fuego del despertar. Y recuerda, recuerda siempre, que no estás para cultivar lo opuesto. De otra forma, lo que sucede es que una persona llega a ser alerta en “ Mi obsesión es la ira, entonces ¡que puedo hacer? Debería cultivar la compasión”. “ Mi obsesión es el sexo,¿qué puedo hacer? Debería practicar brahmacharya, el celibato”. La gente se mueve desde un extremo al otro. Esa no es la manera de transformarse. Es el mismo péndulo, moviéndose de izquierda a derecha, de derecha a izquierda. Y así tu vida ha sido por siglos; es el mismo péndulo. El péndulo tiene que parar en la mitad. Y ese es el milagro del estar alerta. Sólo está alerta, “ese es mi trampa favorita, este es el lugar donde caigo y vuelvo a caer, es la raíz de mi inconsciencia.” No trates de cultivar lo opuesto a eso, pero revuelve todo tu despertar en él. Crea una gran pira del estar alerta, y se quemará. Y allí el péndulo se queda en la mitad. Y al parar el péndulo, el tiempo para. Pronto tú entras en el mundo de lo sin tiempo, sin muerte, eternidad.